Met Gala 2019: los hombres 'mejor' vestidos

GTRES

Los hombres 'mejor' vestidos de una de las galas más extravagantes del año, la Met Gala 2019

Ser excéntrico es más difícil de lo que parece. No todo el mundo sabe jugar a ello. Ha quedado comprobado en esta Met Gala 2019 en la que se apostaba por la teatralidad, por la falta de reparo. Y Jared Leto se ha llevado la palma, o siendo más exactos, la cabeza.

Por Guillermo Galindo  |  07 Mayo 2019

Si a la Met Gala se le denomina "los Oscar de la moda", es por algo. Y desde luego, el evento cumple con todas las expectativas que el apodo le genera. Cada año que pasa la repercusión es mayor, y el esfuerzo de las grandes estrellas del panorama internacional por destacar, también. Este año tenían una oportunidad dorada de hacerlo, pues el tema era, precisamente, la ausencia de rigor. Dejarse llevar por la parodia, por la teatralidad, por lo exagerado. Y en ese universo algunos se mueven como pez en el agua, y otros no tanto.

Porque claro, llegados a este punto nos encontramos en una encrucijada: ¿aplaudimos los trajes que más 'accesibles', aquellos que nos pondríamos y que mejor sientan, o hacemos lo propio con los diseños más originales? Al fin y al cabo esto es la Met Gala, y más este año, con la temática que hay. Por tanto, nos vamos a poner en modo Homer Simpson de entrenador: Liam Hemsworth, excluido; Rami Malek, excluido; Richard Madden, excluido; Shawn Mendes, me gusta como juegas, por eso me cuesta más excluirte.

Pero centrémonos en estos dos últimos. Tanto Madden como Mendes son dos de los fijos habituales en la lista de mejor vestidos de cada ceremonia. Uno tiene el porte necesario para triunfar con cada traje, y el otro ha encontrado su estilo a pesar de su juventud y sabe lucirlo como nadie. Sin embargo, en la Met Gala de este año se exigía algo más rompedor, y aunque tanto Shawn Mendes con su Saint Laurent como Richard Madden con su tuxedo Kim Jones Oblique para Dior Men están bien, quedan ensombrecidos por otros nombres propios que sí han sabido jugar a la perfección con los estándares de la Met Gala.

Y en este grupo hay un claro ganador, al menos en cuestión de repercusión. ¿Cuántos pidieron la cabeza de Jared Leto por su papel de Joker en 'Escuadrón Suicida'? Años después, el actor se ha rendido, les ha hecho caso y se la ha ofrecido al respetable. Ahí la tenéis, jugad con ella o expresad toda vuestra furia. Hablamos de una cabeza de mentira, claro (todavía la Met Gala no ha alcanzado ese nivel), pero cuyo parecido con la de Leto ha causado sensación. De hecho, se ha hablado más de esta segunda cabeza que del vestido rojo de Gucci que ataviaba. Es lo que tiene presentarse con un cráneo de más.

De Gucci también vestía Harry Styles, en un estilo muy Timothée Chalamet, que ha despertado los elogios en la alfombra rosa. El cantante era uno de los anfitriones de la ceremonia, y tenía que estar a la altura. Lo ha logrado con creces, lo que ha llevado sin duda a ocupar un puesto en el podio de los mejor vestidos de la noche.

Así es Uniqlo, la marca de ropa que puso de moda Federer
Uniqlo es una marca textil con mucha repercusión últimamente gracias a Roger Federer y sus colecciones de 'One Piece', 'El Rey León' o 'Pokémon'.
Le acompañan en él Darren Criss y Cody Fern. El ganador del Globo de Oro a mejor actor de 2019 no deja de sorprendernos con cada evento que pasa. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, está siendo uno de los encargados de liderar la revolución de la moda masculina en las alfombras rojas (y rosas) de todo el mundo. Esta vez, combinó de manera perfecta un maquillaje arriesgado con una chaqueta de Balmain que no dejó indiferente a nadie. El resultado, inmejorable.

Cody Fern, por su parte, destacó por su cuello azul que combinaba con sus botas de vaquero. Lo típico, vaya. No obstante, su estilo, no sabemos cómo, funciona a la perfección, no sabemos si por el diseño en sí o por la persona que lo lleva. Entre azul y azul tenemos traje beige y un top negro transparente, cortesía de Maison Margiela.

El deporte también tiene hueco en la Met Gala

Una gala tan espectacular interesa a todos, deportistas incluidos. Y si tienes un gusto especial por la extravagancia, todavía más. No sorprende, por tanto, que Lewis Hamilton haya acudido a la cita, con un llamativo traje negro de Tommy Hilfiger con rayas plateadas en zig zag. No fue el único deportista. La NFL también estuvo representada, nada menos que por el gran idolatrado (Tom Brady) y el gran vilipendiado (Colin Kaepernick).

La estrella de los Patriots, el mayor estandarte del fútbol americano actual, se mostró muy cómodo en la alfombra junto a su mujer Gisele Bundchen con su extraño traje de terciopelo granate de Tom Ford, que parecía ir mutando de color según la luz. Parecía más el Ken de Barbie que un jugador, pero Brady está hecho para triunfar en todos los lados. No sabemos si se encontró y si se saludó con Kaepernick, exjugador de la NFL, impulsor de hincar la rodilla ante el himno estadounidense como protesta antes de los partidos y ahora activista, con un look entre negro y dorado de Pyer Moss con el que parecía más bien un rapero de éxito.

La noche de las parejitas

Comentábamos lo acaramelados que se habían mostrado Tom Brady y Gisele Bundchen, pero hubo más parejas que destacaron. Parece que la primavera ha despertado y reavivado el amor conyugal, y en la Met Gala ha quedado demostrado. Liam Hemsworth no se separó de Miley Cyrus, pero ni punto de comparación a lo que vimos con dos de los Jonas Brothers, Nick y Joe.

El primero acertó con su traje blanco roto de Dior Men y sus fantásticos zapatos plateados (y muy brillantes) de Christian Louboutin, que hacían juego con su camisa, pero se vio relegado a un segundo plano con la Reina de Corazones, su mujer Priyanka Chopra. En el caso de Joe, lo que hizo fue combinar su jersey retro de Louis Vuitton, que bien podríamos ver en los asientos del metro de Berlín, con el vestido de su pareja y reciente esposa en Las Vegas, Sophie Turner, la actriz de 'Juego de Tronos'.

Monte Neme: de mina de los nazis a reclamo turístico de 'instagramers' inconscientes
La mina del Monte Neme estuvo en activo desde los años veinte hasta 2012. Ahora, sin nadie que la cuide, se ha convertido en un lugar donde acuden los usuarios más insensatos de las redes sociales a sacarse fotografías.
Más allá de extrañas mezclas, cabezas sueltas y maquillaje, quedémonos con lo importante. La Met Gala sirve para recaudar fondos para el Instituto del Traje del Museo Metropolitano de Arte, así que vale la pena tanto histrionismo.

Artículos recomendados