50 años de las Nike Cortez: la historia de las zapatillas más icónicas de la marca 50 años de las Nike Cortez: la historia de las zapatillas más icónicas de la marca

50 años de las Nike Cortez: la historia de las zapatillas que revolucionaron el mercado

En el 50 aniversario del lanzamiento de las Nike Cortez, repasamos sus orígenes y su instauración en la cultura popular de todo el mundo.

Por Roberto Rahona  |  14 Noviembre 2022

Nike es, año tras año, la marca deportiva que más zapatillas vende en el mundo. En el año fiscal de 2021, la marca alcanzó solo en calzado los 28.000 millones de dólares, más del doble que su principal competidora, adidas.

Buena parte de la culpa de que la marca estadounidense sea la líder indiscutible del mundo del deporte es de algunos modelos legendarios de zapatillas, como las Nike Cortez. Estas salieron al mercado en el 1972, convirtiéndose en una de las primeras sneakers de Nike y en la más longeva y exitosa hasta la fecha. Como homenaje a esos 50 años que cumple Nike Cortez, realizaremos un repaso por su historia.

Farrah Fawcett con las Nike Cortez Farrah Fawcett con las Nike Cortez, imagen de sustitución
Farrah Fawcett con las Nike Cortez Getty Images

El origen de Nike y de las Nike Cortez

En 1964 nace 'Blue Ribbon Sports' de las manos de Bill Bowerman, un entrenador de atletismo de la Universidad de Oregon, y su exalumno Phil Knight. Estos abrieron un outlet de ropa deportiva en 1966, y en su necesidad de encontrar buen género para vender, decidieron pedirle a 'Onitsuka Tiger', anterior nombre de Asics, una primera remesa de 300 pares de su modelo TG-24 para ser distribuidas en el mercado estadounidense. En aquella época, la marca japonesa no era lo que es ahora, y la internacionalización de su producto era mucho menor que la actual, por lo que el acuerdo comercial era una buena oportunidad de crecimiento para ambos negocios. El resultado de la importación de estas zapatillas fue todo un éxito, ya que establecieron unas muy buenas ventas en el mercado estadounidense, y buenos resultados para los atletas que las llevaron.

El acuerdo se prolongó en el tiempo, y en 1968, para conseguir una mejor distribución en el país, Bowerman decidió cambiar el nombre de las zapatillas 'TG-24' a 'Mexico', país en el que se iban a disputar los Juegos Olímpicos de ese mismo año. Una vez estos acabaron, se buscó otro cambio de nomenclatura que hiciera al producto más atractivo para los clientes, y pasó a llamarse 'Aztec', lo que les generó el primer problema legal con adidas, ya que se parecía demasiado al de su modelo 'Azteca Gold'. Finalmente, se hizo el último cambio de nombre y, para recalcar la superioridad de su modelo con el de adidas, se decantaron por 'Cortez' en honor a Hernán Cortés, el conquistador español que causó la caída del Imperio Azteca. Y si las 'TG-24' habían hecho buenas cifras de ventas, las 'Cortez' se convirtieron en las zapatillas más vendidas de la historia tanto de Blue Ribbon Sports, como de Onitsuka Tiger.

Llegó 1971, y Blue Ribbon Sports pasó a llamarse Nike, una nueva marca bajo la que se comenzó a gestar el imperio que es hoy. Dejaron de lado su acuerdo con Onitsuka Tiger y se enfocaron en la creación de contenido propio con un nuevo logo, el famoso swoosh. Aun así, Nike no quería olvidarse de las Cortez, el modelo que posibilitó esta nueva dirección empresarial, lo que derivó en un proceso judicial contra Onitsuka Tiger por ver quién tenía el derecho comercial del producto. La batalla en los tribunales falló en favor de Nike, otorgándoles la patente del nombre de las zapatillas, aunque permitieron a ambas empresas seguir comercializando esas primeras Cortez.

Antiguos modelos de Nike Cortez Antiguos modelos de Nike Cortez, imagen de sustitución
Antiguos modelos de Nike Cortez Whiteboard Journal

De las pistas de atletismo a la calle

Las Nike Cortez fueron las primeras zapatillas de atletismo que creó la marca. Fueron diseñadas por Bill Bowerman intentando responder a la necesidad que se había generado en los años 60 en Estados Unidos con la explosión del fenómeno runner.

Tras el éxito de esas primeras Cortez en colaboración con Onitsuka Tiger, Bowerman centró sus esfuerzos en crear unas zapatillas capaces de reunir la comodidad necesaria para la práctica del deporte en cualquier superficie, además de una resistencia que garantizara la duración del producto en buen estado. Tras conseguir sus objetivos, Nike lanzó a la venta las primeras Nike Cortez durante los Juegos Olímpicos de 1972 en Múnich. Esto fue todo un éxito comercial, ya que en solo un año consiguieron 800.000 dólares con sus ventas, lo que catapultó a la marca a convertirse en lo que es hoy.

Pero ni Bowerman se podía llegar a imaginar la popularidad que iban a alcanzar las zapatillas que acababa de diseñar. Tampoco que fueran a traspasar las pistas de atletismo y el territorio del ejercicio en general para instaurarse durante ya cinco décadas en el mundo de la moda. Y así bien lo reflejan los anuncios que realizaba la marca en los 70, centrándose solo en los aspectos ergonómicos del producto: "suela exterior gruesa y de larga duración, esponjosa en toda su longitud con una almohadilla en la media suela para absorber el impacto de la carretera y reducir la fatiga de las piernas".

Una historia de bandas y cine

Las zapatillas, una vez superados los márgenes del ejercicio físico, se popularizaron primero en Los Angeles, más tarde se extenderían por el resto de los Estados Unidos y, finalmente, por todo el mundo. Los primeros en llevarlas en la ciudad del entretenimiento fueron los... pandilleros. Los Angeles vivía en un contexto en el que la apariencia física y lo que se llevara puesto adquiría una gran importancia, ya que lo que se vistiera era lo que se representaba. Las Nike Cortez se pusieron de moda entre las bandas, y los integrantes de una u otra se diferenciaban según el color del swoosh que llevaran. La situación se agravó tanto que, durante unos años, las Nike Cortez con el swoosh azul estuvieron prohibidas en Los Angeles, ya que las lucían la banda más peligrosa de la ciudad.

Un aspecto diferencial para la universalización de las zapatillas fue su presencia en la industria del espectáculo. El primer salto a la televisión, que las estableció como icono de la cultura popular, lo vivió de los pies de Farrah Fawcett en la serie 'Los Ángeles de Charlie' en 1977. Se abrió así el modelo al público femenino con un gran número de ventas. En 1980, en un concierto de su gira mundial, Elton John, totalmente vestido de Nike, subió un pie al escenario y dedicó una canción a "sus buenos amigos de Nike". Durante esa misma década, fue un rasgo distintivo del famoso grupo de raperos californianos N.W.A., llegando a dedicar a la marca alguna canción.

Elton John en el escenario con las Nike Cortez Elton John en el escenario con las Nike Cortez, imagen de sustitución
Elton John en el escenario con las Nike Cortez Sneakers Mag

Finalmente, las Nike Cortez alcanzarían su apogeo en cuanto a repercusión mediática en 1994 con la película 'Forrest Gump', en lo que es probablemente el momento más álgido de unas zapatillas en toda la historia, o, según se mire, la mejor publicidad que jamás se ha hecho. En la película, Forrest recibe unas Nike Cortez con las que se dispone a correr durante tres años por todo Estados Unidos.

En sus 50 años de vida, las Nike Cortez han vivido una constante evolución en su diseño e incluso han sido el lienzo de diferentes artistas disfrutando en distintas ocasiones de ediciones especiales con diseños muy variados. Eso sí, siempre respetando la esencia del modelo, la cual permanece intacta desde su creación y sigue haciendo de estas zapatillas un éxito de ventas.

Artículos recomendados