Cómo deberíamos sentirnos con las fotos de Shawn Mendes para Calvin Klein

Calvin Klein

Rabia, envidia, indiferencia, orgullo... ¿Cómo deberíamos sentirnos con las fotos de Shawn Mendes para Calvin Klein?

La nueva campaña de Calvin Klein con Shawn Mendes ha despertado todo tipo de pasiones y recelos. A primera vista queda claro que el cantante se ha preparado bien para la sesión, pero en estas fotos hay mucho más. Estas fotos representan un cambio en los estándares clásicos, en los hombres a los que admirar. Por tanto, (spoiler) debemos estar orgullosos.

Por Guillermo Galindo  |  26 Febrero 2019

Calvin Klein ha lanzado una nueva campaña en la que cuenta con la inestimable colaboración, como es habitual ya, de numerosos famosos. Esta vez le ha tocado el turno a A$AP Rocky, Kendall Jenner o Noah Centineo, entre otros. Pero sin duda, el que ha acaparado todas las miradas ha sido Shawn Mendes. El cantante canadiense subió a Instagram dos fotos suyas con los calzoncillos de la marca y la publicación sumó más 8 millones de likes en apenas unas horas.

Parece que ha gustado, eh. Si todavía no estáis seguros, no hay más que ver los comentarios que acompañan a la publicación. Desde un "bórralo antes de que lo vea mi novia" a miles y miles de "ERES UN TREMENDO SÍ", "LA ROMPISTE" y cosas así (en inglés, claro, pero con mayúsculas, que es lo importante).

Hay que rendirse a la evidencia. Con solo 20 años, Shawn Mendes tiene cuerpazo. Lo demuestra tanto en esta foto como en las otras que completan la colección. Da igual que esté en una cocina (¿quién consigue estar atractivo apoyado en una encimera?), sobre un sofá de los años 50 o en lo que parece una consulta del médico. El tío sabe lucirse ante la cámara. Y los calzoncillos molan, la verdad.

Llegados a este punto y viendo todas las fotos de Shawn, nos surge una pregunta. ¿Cómo debemos sentirnos? Porque hay margen para todo tipo de reacciones: envidia porque el chico no solo canta bien, sino que también es guapo y tiene buen cuerpo, rabia porque no entendemos por qué no estamos nosotros posando al lado de Kendall Jenner, indiferencia porque no hemos escuchado a este chaval en nuestra vida, Hulio... Incluso hay algunos hombres que se han reído del tamaño de su paquete, como si tener paquetón fuera un requisito imprescindible para ponerse un calzoncillo. Que habría que ver los suyos también, vaya.

Pues olvidad todos esos sentimientos porque no os sirven ni os servirán para absolutamente nada en la vida. Por suerte, aquí estamos nosotros para deciros qué es lo que tenéis que pensar y cómo os tenéis que sentir. Ya nos lo agradeceréis. Ver a Shawn Mendes promocionando Calvin Klein solo debería despertar en nosotros dos reacciones: la del compromiso por mejorar y la de la alegría por ser él la imagen de marca. Dejadme explicarlo antes de que os abalancéis sobre mí.

1 Compromiso por mejorar: por mucho que no lo creas, puedes conseguir un cuerpo como el suyo

Trasplante capilar: en qué consiste, precios y efectos secundarios
Los trasplantes capilares o injertos están de moda. Te contamos en qué consisten, sus precios y las complicaciones del tratamiento.
Presta atención y deja los Risketos. Primero, porque estás manchando estas apasionantes líneas con tus dedos naranjas, y segundo, porque estamos hartos de que no hagas más que quejarte y odiar al resto en vez de hacer algo por cambiar la situación. Realmente puedes conseguir un cuerpo como el del canadiense con una rutina seria de alimentación y ejercicio. Además de que Shawn Mendes no es tampoco un chico con un cuerpo sobrenatural, su complexión es más bien delgada y su sixpack se cimenta sobre ejercicio y más ejercicio. Y ni siquiera será necesario machacarse demasiado en el gimnasio, con ir de manera rutinaria, comer sano y dormir al menos 7 horas al día debería valer para alcanzar el objetivo. ¿Que no será suficiente para convertirte en la imagen de Calvin Klein? Está claro, pero al menos te quedarán bien sus calzoncillos. Algo es algo.

2 Alégrate por el bien de la nueva masculinidad

Vale, quizás esas fotos puedan motivarnos a mejorar nuestro cuerpo, pero, ¿por qué tenemos que estar contentos porque un tipo que no conocemos sea imagen pública de una marca que apenas usamos? Muy sencillo. Más allá de su estilo de música, que puede gustarte más o menos, el chico ha demostrado a lo largo de su corta carrera que no solo no es problemático, sino que es incapaz de hacerle un feo a alguien. Cuenta con el cariño y el respeto de sus seguidores y compañeros de profesión, nadie ha dicho una mala palabra sobre él. Y en esta industria eso tiene mérito, eh.

Que sea majo y buena gente está bien, pero lo más importante viene a continuación. Shawn Mendes representa todo a lo que debería aspirar la juventud, es el ejemplo perfecto de esa nueva masculinidad ideal por la que tanto luchamos. Es sensible, y expresa sus miedos, ansiedades y frustraciones. Y es que, ¿por qué debemos callarnos y tragarnos todo eso por el mero hecho de ser hombres? Es algo a lo que nos han obligado socialmente y es de todo menos bueno.

Además trata con respeto a las mujeres, y a pesar de su temprana edad, en sus canciones ya ha hablado de temas como el maltrato (con la conocida 'Treat You Better') o el papel que debería adoptar la juventud como impulsora del cambio a mejor de la sociedad (con la menos conocida 'Youth'), mostrando una madurez y compromiso social envidiables. Por si fuera poco, es proLGTBIQ+. Y como no se puede apoyar al colectivo, mostrar sensibilidad y expresar tus sentimientos sin que te etiqueten de gay, a Shawn Mendes se lo llevan diciendo desde que se hizo famoso. Que qué importará que lo sea o no, digo yo, aunque él ya lo haya negado en muchas ocasiones.

La última vez hace unos meses, en una interesante entrevista para Rolling Stone, en la que el cantante se abrió y decidió hablar sobre este tema, en una tónica muy parecida a lo que transmitíamos en el párrafo anterior: "¿Te gustan mis canciones? ¿Te gusto yo? ¿Qué más da si soy gay?". Imposible decir más con menos.

Y este chico es la nueva imagen de una marca y un sector que siempre ha mostrado, de forma implícita o explícita, un mensaje de masculinidad tradicional, en la que primaban los hombres fuertes de cuerpo y espíritu, aguerridos y con un megapaquete. Y el que abandere esa (r)evolución es mucho más importante que el fijarnos en si lleva más o menos ropa en unas fotos. Esta unión con Calvin Klein ha permitido que se viralicen artículos como el que estáis leyendo que tratan la figura de Shawn Mendes y todos los valores que su personalidad integra. Y quizás, solo quizás, alguno de esos artículos (ojalá sea este) haya cambiado la forma de pensar y de ver la realidad de alguna persona en algún lugar del mundo. Y todo gracias a unos simples calzoncillos.

Artículos recomendados