Los secretos de Supreme y el porqué de su éxito

Shutterstock

Supreme y la fiebre por lo exclusivo: los secretos oscuros y las curiosidades que rodean a la marca

Supreme es una de las marcas de moda a nivel mundial, su crecimiento exponencial la ha convertido en una de las empresas más valiosas del mundo. Analizamos el porqué de su éxito y su polémica filosofía de colaboraciones que le ha llevado a trabajar tanto con otras firmas textiles como incluso con industrias armamentísticas.

Por Víctor Manuel Gil  |  12 Febrero 2019

Quién podía imaginar que una marca de ropa llegaría a colaborar junto a una empresa de armamento bélico. Así es el sistema de mercado, dios cría modelos de negocio y la mano invisible los junta. Es bueno saber que solo un puñado de marcas controlan lo que toda la población consume. Es el poder de la corporación, el agrupamiento de empresas con el mismo objetivo o mercado para, a modo de cártel encubierto, recibir todos los beneficios del mercado. Pero antes de llegar a ese nivel de poder es necesaria la inversión, el trabajo duro y una idea original. Supreme la tuvo, aunque mejor diremos que solo tuvo la idea, lo de original mejor lo dejaremos a vuestro juicio.

Lo primero de todo: ¿qué es Supreme?

Supreme es una tienda y una marca cuyos orígenes están ligados fuertemente a la cultura underground o al hip hop. James Jebbia, su fundador, concibió la idea de una tienda diseñada solo para skaters, donde estos encontraran sus gustos estilísticos, pudieran comprar cualquier accesorio relacionado con el mundo del skate y tuvieran facilidad para entrar con sus tablas e incluso practicar dentro de la tienda. Así pues, tras su paso por otras marcas, decidió dar el paso y abrir la primera stock de Supreme en Manhattan.

Una de las 11 tiendas de Supreme, en concreto la de Japón
Una de las 11 tiendas de Supreme, en concreto la de Japón Shutterstock

A partir de ese momento, basando su negocio en la baja oferta para provocar una gran demanda, Supreme no dejó de crecer hasta convertirse en lo que es hoy, una empresa con un valor de 1000 millones de dólares.

La principal innovación en el modelo de negocio fue la colaboración con otras marcas. Jebbia se percató de que los chicos y las chicas de barrio compaginaban con normalidad prendas de marcas informales, de calle, con marcas de lujo y alfombra roja. Así pues quiso fusionar la imagen humilde y undergorund de la que gozaba su marca con la elegancia y exclusividad de firmas tales como Louis Vuitton o Gucci.

De esta forma, Supreme se concentró en generar el mayor 'hype' posible en los consumidores, fundamentalmente mediante el plagio, imitación o colaboración con otras marcas. Por ende, la tienda forjó su historia sobre los cimientos de la apropiación. Sin ir más lejos, su logo fue una burda copia de la obra anticonsumista de la artista Bárbara Kruger, aunque esta no quiso demandar a la empresa por plagio. El problema vino cuando fueron otros los que comenzaron, valga la redundancia, a plagiar al plagiador. Supreme los denunciaba y perseguía mientras que Kruger dejaba claro que los dirigentes de la marca de streetwear le parecían "una ridícula panda de payasos nada originales".

La fiebre de la exclusividad

Bañadores: las tendencias para hombre este verano
Es el momento de decidir cuál es el mejor bañador para este verano. ¿Bermuda, turbo, largo? Repasamos las tendencias de 2019.
Más allá de las polémicas, ¿por qué Supreme se ha convertido en fenómeno mundial? Es difícil pensar que una marca con solo 11 tiendas en todo el mundo sea capaz de cautivar a toda una generación, pero gracias al comercio online y al uso voraz de la oferta y la demanda, Supreme se ha convertido en empresa puntera en América del norte y en la firma que más dinero produce en reventa.

Las colas que se generan en las tiendas Supreme son increíbles, podríamos decir que hasta demenciales. Todas las personas que se reúnen a las puertas de estos locales durante horas, lo hacen porque son conscientes de que la revalorización de los productos que hay dentro puede llegar a ser superior al 500%. Esto es gracias al concepto 'drop', que hace referencia a esos productos cuyo lanzamiento, tanto online como en tiendas físicas, es limitado. La ley de oferta y demanda dicta que cuanto más exclusivo es un producto, más dinero se paga por él. Supreme lo sabe y juega con ello.

¿Y si hablamos de la exclusividad dentro de la exclusividad? Ahí es cuando la fiebre Supreme se convierte en un fenómeno financiero. Los productos 'Supremium' son aquellos artículos exclusivos ya agotados que se venden vía internet. En este caso, los precios de reventa llegan a multiplicar por cinco, o más, la cifra original invertida. Se calcula que, solo en el mercado de segunda mano, los productos 'Supremium' generan un movimiento de quinientos millones de dólares al año.

La verdadera cara de Supreme

Pero Supreme no se conforma con seguir vendiendo productos exclusivos, sino que quiere ampliar su imperio y aumentar los beneficios de cualquier forma, aunque tenga que pactar con el diablo.

Así pues, la colaboración más importante para Supreme a la hora de aumentar sus beneficios es con la corporación llamada The Carlyle Group, un grupo financiero que ha invertido en empresas de categoría como McDonald's, Getty Images, Dunkin' Donuts, AMC, petroleras... Gracias al influjo de capital de Carlyle, las grandes empresas crecen y consiguen expandir su imperio, al mismo tiempo que se subyugan a las opiniones del inversor.

La joya de la corona para The Carlyle Group es WESCO, compañía de defensa militar aeroespacial de la que es máximo accionista. WESCO colabora estrechamente con BAE System, una empresa bélica británica, diseñando el principal baluarte ofensivo de Arabia Saudí contra Yemen, un tipo de caza bombardero.

Se cumplen 25 años del positivo de Maradona en el Mundial
La carrera de Maradona cambió por completo aquel 25 de junio de 1994, cuando en el Mundial de Estados Unidos dio positivo en un control de antidopaje.
Cuando Supreme colabora con otras empresas suele crear una publicidad tremenda acerca de ello. Pero sin embargo, en este caso, no quiere mostrar que Carlyle les ha concedido sendos créditos. Y es que colaborar con Vuitton mola, pero lanzar bombas sobre Yemen es menos popular.

Carlyle Group controla la mitad del mundo mediante inversiones
Carlyle Group controla la mitad del mundo mediante inversiones The Carlyle Group

Thorstein Veblen definió este tipo de compras como consumo ostentoso, haciendo referencia a todas esos productos que no se adquieren por necesidad, ni siquiera por gusto, sino que se compran únicamente para presumir de opulencia económica. Pero el efecto 'hype' de los artículos pasa con el tiempo, es algo caduco, ya que lo que era exclusivo hace años hoy está obsoleto y pasa a ser reliquia. El mejor consejo para el consumidor es que conozca realmente cuáles son sus necesidades y limitarse a saciarlas. Si quiere llegar al fondo de la situación, leer las técnicas de neuromarketing que explican cómo las marcas controlan nuestra mente ayudará sin duda a defenderse mejor frente al consumismo voraz que impera en esta sociedad. Si el consumidor ve normal gastarse 30 euros en un ladrillo con el logo de Supreme, necesita tratamiento urgente.

Los cinco productos más caros de Supreme.

5 La camiseta de Donald Trump

La colaboración entre el artista Andrei Molodkin y Supreme dio como fruto una de las prendas más caras de la historia. Era una edición limitada de una camiseta roja, con el logo curiosamente difuminado y en el que aparecía la cara del actual presidente de los EEUU en la parte trasera de la misma. Nunca llegó a salir a la venta y solo se conoce la existencia de dos en todo el mundo. Alcanzó un precio de 23.000 dólares en el mercado de segunda mano.

La famosa camisa de Donald Trump
La famosa camisa de Donald Trump Pinterest

4 El Rolex Submarine de Supreme

Una participación entre ambas firmas cuyo fruto fueron unos relojes de máxima calidad a los que se añadían el 'box logo' de Supreme. No estaban diseñados para la venta, así que las pocas unidades que se fabricaron se regalaron a los dirigentes de ambas empresas, para sus amigos o familiares.

Con el paso del tiempo, en internet apareció un anuncio en el que se indicaba la oferta del reloj. Finalmente se vendió por la escandalosa cifra de 50.000 dólares. Tras este bombazo, Rolex planteó una nueva colaboración con la marca de 'streetwear'.

Rolex siempre ha sido sinónimo de lujo, si le sumas Supreme, la combinación es realmente cara
Rolex siempre ha sido sinónimo de lujo, si le sumas Supreme, la combinación es realmente cara Rolex Supreme

3 Louis Vuitton y Supreme, ProSkaters

Las dos marcas han trabajado juntas en infinidad de ocasiones, pero hubo una vez que quisieron hacer algo más especial. Diseñaron una tabla de skate con una caja-funda para guardarla, ambas con un diseño genial basado en el mosaico y en los colores rojo y blanco. Solo lanzaron 10 packs en todo el mundo y la única forma de comprarlo era que el propio CEO de Louis Vuitton te lo ofreciera, algo como podemos suponer un tanto complicado.

Jeffree Star fue una de estas afortunadas personas. Regaló el pack a su novio skater por la asequible cantidad de 60.000 dólares. El mismo patín alcanzó los 100.000 dólares en la reventa.

La tabla de 100.000 dólares tiene un diseño precioso
La tabla de 100.000 dólares tiene un diseño precioso Twitter @MRBLD

2 El oso de peluche Vuitton-Supreme

Una vez más, esta unión millonaria mostraba al público un producto aparentemente barato, pero que diseñado con el estilo de ambas marcas aumentaba drásticamente su precio. Esta vez fue un oso de peluche y el objetivo, financiar una buena causa mediante la gala benéfica de la BBC.

El oso se subastó por eBay y gracias a la publicidad que le dio Kate Moss y por su estampado inspirado en la chaqueta que ambas marcas regalaron al modelo Noah Luis Brown, el precio de venta final, tras 86 pujas, fue de 80.300 libras. Cabe destacar que la subasta era exclusiva y era necesaria una invitación por parte de las dos grandes firmas.

El oso más caro de la historia posando junto a una modelo
El oso más caro de la historia posando junto a una modelo eBay - Supreme

1 La maleta de Louis Vuitton y Supreme

Ha sido uno de los productos estrella de Vuitton a lo largo de su dilatada historia. Actualmente el precio de una maleta similar es de 15.000 dólares, pero al sumarle la marca Supreme, las únicas 3 unidades de todo el mundo están valoradas en 120.000 dólares cada una. De la misma forma, los compradores de estas maletas eran seleccionados por el CEO de Louis Vuitton. Cuando el producto te elige a ti y no al revés.

Esta es la maleta, aunque viendo su precio podría ser el Arca del Pacto
Esta es la maleta, aunque viendo su precio podría ser el Arca del Pacto Supreme

Bonus Track El ladrillo de Supreme

Sí, la marca lanzó a la venta un ladrillo en el que aparecía, en relieve, el 'box logo' de la firma. El precio de salida fue de 30 dólares y en reventa ha multiplicado por cinco su valor, siendo revendido por 150 dólares o más. La utilidad de este pedrusco es enorme, sirve para identificar de manera instantánea a los mayores derrochadores.

El exclusivo ladrillo Supreme, como se puede observar no tiene nada de especial
El exclusivo ladrillo Supreme, como se puede observar no tiene nada de especial Grailed

Artículos recomendados