Alopecia: causas, síntomas, tipos y tratamiento

Shutterstock

Alopecia, el gran problema de los hombres que sigue sin resolverse

La alopecia afecta a la mayoría de los hombres a lo largo de su vida, y en muchas ocasiones se convierte en un factor que puede empeorar la salud mental de aquellos que están sufriendo la caída de pelo. Repasa las causas y síntomas para actuar rápido y los tratamientos más comunes para combatirlo.

Por Guillermo Galindo  |  30 Noviembre 2018

La alopecia es, sin lugar a dudas, uno de los problemas que más preocupan a los hombres. La caída del cabello supone, en muchas ocasiones, un proceso difícil de gestionar, que puede desembocar en una progresiva falta de confianza que termine perjudicándonos en nuestro día a día. Por eso debemos darle la importancia que merece. La estética es, hoy en día, una parte fundamental en nosotros, y un cambio tan drástico como es el perder pelo, con las consecuencias que ello genera (parecer más mayor, tener que cambiar tu estilo, etc.) nos influye.

Causas que propician la alopecia

El factor más común de la alopecia es la genética, integrada dentro de la alopecia androgenética que analizaremos más adelante. Sin embargo, hay otros motivos que pueden agudizar el problema y debilitar el cabello, haciendo más fácil su posterior caída. Estos son algunos de ellos.

  • Enfermedades como la tiroides, la diabetes o el lupus
  • Cambios hormonales
  • Una alimentación deficiente y poco equilibrada
  • Estrés
  • Medicamentos anticoagulantes o antidepresivos
  • Usar champú de forma excesiva y utilizar mucho tiempo el secador
No hay hombre que no esté preocupado por quedarse calvo.
No hay hombre que no esté preocupado por quedarse calvo. Shutterstock

Síntomas más característicos

Llegados a este punto, es necesario aclarar una cosa. La caída del cabello es normal, el pelo se regenera, así que no te deprimas si peinándote te encuentras con algún pelo en el cepillo. No obstante, hay síntomas que indican que algo puede estar yendo mal.
  • Una pérdida de pelo abundante. Acabamos de comentar que la caída del cabello es algo rutinario, pero claro, hay límites. Y el que separa la tranquilidad del nerviosismo está en torno a los 100 pelos al día. Evidentemente, no te vas a poner a contarlos uno a uno, pero podrás hacerte a una idea. Si al ducharte, peinarte o al levantarte de la cama ves cómo una mata de pelo se ha separado definitivamente de ti, acude al dermatólogo.
  • Molestias en el cuero cabelludo. El picor o enrojecimiento de la zona pueden significar muchas cosas, entre ellas la del comienzo de la alopecia.
  • Exceso de caspa o grasa
Si pierdes mucho pelo a lo largo del día puedes empezar a preocuparte.
Si pierdes mucho pelo a lo largo del día puedes empezar a preocuparte. Shutterstock

Tipos de alopecia

Todo lo que necesitas saber para elegir las gafas adecuadas en función del rostro, la piel y el cabello
Te ayudamos a elegir las gafas ideales para tu cara, tu tono de piel y tu color de pelo.

La alopecia va mucho más allá de perder pelo. Son diversos los tipos de alopecia, y cada uno surge de forma diferente.

  • Alopecia androgenética. Empieza entre los 20 y 25 años, y afecta a más de la mitad de los hombres, además de constituir el 95% de los casos de calvicie. Los andrógenos (hormonas masculinas) inciden en los folículos debilitándolos hasta su desaparición. Por tanto, a mayor número de hormonas, más posibilidades hay de sufrir alopecia androgenética. Otros factores fundamentales son el propio envejecimiento o, sobre todo, la herencia genética. Aunque no sabemos cuál de nuestros antepasados nos influye más (posiblemente sea un batiburrillo de todos ellos), si tenemos una legión de calvos en nuestra familia, hay más riesgo de que tú vayas a terminar igual, lamentablemente.
  • Alopecia difusa. Surge con las causas mencionadas unos párrafos arriba (enfermedades, malos hábitos, estrés, etc.). En este caso, la pérdida de pelo es más uniforme, no afecta a una zona concreta.
  • Alopecia areata. Este tipo de alopecia es difícil de catalogar. Aparece en muchos casos de forma repentina y conlleva la pérdida de cabello en zonas concretas, dejando algo así como una especie de círculos o áreas redondeadas sin pelo. Esas mismas zonas pueden llegar incluso a inflamarse. El estrés, las enfermedades o la genética explican su aparición. La alopecia areata es tan impredecible que el pelo puede volver a salir con el paso del tiempo.
  • Efluvio telegénico. La segunda causa más común de alopecia después de la androgenética es peor que esta en el sentido en el que se desarrolla de forma más directa. El problema surge cuando el ciclo del folículo piloso se ve alterado y dañado por diversos factores, desde medicamentos a dietas hipocalóricas, que aceleran la calvicie en apenas un par de meses. El daño, afortunadamente, no suele ser irreversible.
  • Alopecia cicatrizal. Aquí sí que no hay vuelta atrás. El folículo se destruye interiormente al inflamarse y se forma un tejido cicatrizal en el exterior que solo podrá eliminarse con cirugía.
La alopecia areata es de las más complicadas desde el punto de vista estético.
La alopecia areata es de las más complicadas desde el punto de vista estético. Shutterstock

Tratamiento

Ahora bien, ¿qué podemos hacer para frenar la caída? Lo primero debe ser acudir al dermatólogo, para tener claro a qué tipo de alopecia te enfrentas para combatirla de la mejor manera posible. Eso sí, de momento no hay un remedio milagroso que te devuelva ese tupé con el que tanto triunfabas antaño. Los principios activos más utilizados hoy en día debido a su relativo éxito son el minoxidil y la finasterida. El primero consigue estimular la raíz del pelo para evitar su caída, mientras que el segundo ataca a las hormonas masculinas, más en concreto a la testosterona, lo que puede provocar problemas de impotencia.

Los injertos capilares están de moda.
Los injertos capilares están de moda. Shutterstock

Si quieres cortar de raíz con el problema, y nunca mejor dicho, está la opción del trasplante capilar a través de microinjertos, un procedimiento cada vez más común entre los hombres. Turquía se ha convertido en el paraíso de los implantes de pelo, con un precio alrededor de 2.000 euros (viaje no incluido), un coste al que últimamente se están aproximando las clínicas españolas, aunque lejos todavía del low cost turco. Elijas la opción nacional o internacional habrá que ahorrar un poco (o mucho), pero los resultados son, en líneas generales, muy positivos.

Lo más leído