La luz azul de las pantallas origina daños en la piel

Unsplash

¿Qué efectos tiene la luz azul de las pantallas en nuestra piel?

En este artículo conocerás las consecuencias que la llamada luz azul tiene en nuestra piel y los consejos para reducir sus efectos.

Por Roberto Méndez  |  02 Febrero 2021

El tiempo delante de la pantalla de nuestro ordenador o smartphone se ha disparado desde el inicio de la pandemia, ya que nos ha tocado pasar más tiempo que nunca en nuestras casas. Si a esto le añadimos el teletrabajo en nuestras habitaciones, terminamos el día con la vista cansada, los ojos rojos y unas ojeras más marcadas que en un disfraz de Halloween.

Más allá de las consecuencias evidentes, tenemos otras más desconocidas y preocupantes. La principal, el daño que provoca la luz azul de las pantallas a nuestra piel, y que facilita un rápido envejecimiento de la misma. En este artículo conocerás cómo afecta este tipo de luz en la piel de nuestro rostro y los consejos que debes tomar para proteger tu cutis de la forma adecuada.

Qué es la luz azul y cómo nos afecta

La luz azul o luz HEV es un conjunto de radiaciones visibles con una media de entre los 380 y 750 nanómetros que le hace tener una gran energía en el espectro visible y, como consecuencia, penetra con más incidencia en la dermis que otro tipo de ondas con menos energía. Nos encontramos este tipo de luminosidad en cualquier tipo de pantalla, ya sean monitores de ordenador, pantallas de portátil, móviles, tablets o televisiones. Sin ser del todo conscientes, estamos en contacto permanente con estos rayos tan potentes.

Los rayos azules son capaces de generar una especie de oxígeno reactivo, una molécula inestable con oxígeno que reacciona con otras moléculas provocando un daño en las células de la piel. Esto deriva en un envejecimiento acelerado de nuestro cutis al descomponerse el colágeno, que se encarga de unir los tejidos conectivos, y la elastina, la proteína encargada de dar resistencia y dureza a la piel. En definitiva, podemos llegar a tener un rostro cansado y de fatiga por la constante exposición.

El aumento del uso de aparatos electrónicos, que en ocasiones es abusivo, provoca daños en la vista y envejece la piel sin una protección adecuada.
El aumento del uso de aparatos electrónicos, que en ocasiones es abusivo, provoca daños en la vista y envejece la piel sin una protección adecuada. Unsplash

Pero estos no son los únicos efectos, ya que también puede ser causante de la sequedad excesiva en la piel o del acné al debilitar la capa más externa de la piel, además de provocar manchas al detener la actividad normal de los melanocitos, las células características de las epidermis encargadas de producir la melanina, lo cual provoca un desbalance en la pigmentación natural de nuestros tejidos.

Los perfumes de feromonas, ¿realmente funcionan?
Los perfumes de feromonas supuestamente ayudan a atraer a otras personas con su aroma. Pero, ¿realmente esto funciona?
Obviamente, estas consecuencias no llegan de la noche a la mañana, pero con el tiempo pueden pronunciarse y sumar daños colaterales como hinchazones, enrojecimiento o la perturbación del sueño tras afectar nuestro ritmo circadiano. Como vemos, no estamos hablando de unos efectos insignificantes.

La industria cosmética ya ha sacado numerosas cremas y sérum para erradicar los daños de la luz azul sobre la piel.
La industria cosmética ya ha sacado numerosas cremas y sérum para erradicar los daños de la luz azul sobre la piel. Unsplash

Consejos para proteger nuestra piel de la luz azul

Si eres de esas personas que pasa la mitad del día frente a una pantalla, ya sea por obligación o por ocio, estos son algunos consejos que te ayudarán a proteger nuestra piel de la luz HEV:

  • Activar el modo nocturno en los diferentes dispositivos. En los últimos años hemos sido testigos de la inclusión de un modo oscuro en sistemas operativos y redes sociales, con la que evitaremos la propagación constante de la luz azul para sustituirla por otra más suave que incluso nos deslumbra menos. Hay personas que no son partidarias de usar el modo oscuro en sus dispositivos o redes sociales, pero lo cierto es que tiene sus ventajas.
  • Utilizar gafas con filtro de luz azul es otro consejo que deberías tener presente si utilizas mucho el ordenador. Aunque este filtro genera polémica entre los ópticos, lo cierto es que quienes lo apoyan aseguran son útiles a la hora de bloquear la luz azul y proteger tanto la vista como los párpados.
  • Si no es por motivos laborales, es recomendable reducir el tiempo de exposición y tener menos dependencia a estos dispositivos.
  • Utilizar productos hidratantes con vitamina C para evitar la sequedad y proteger nuestro rostro.
  • Lavarse la cara tras un uso prolongado de pantallas y antes de dormir. Además, exfoliar tu piel de vez en cuando repara, protege y minimiza los efectos de la luz HEV.
  • Llevar una dieta sana con alimentos que nos aportan antioxidantes y refuerzan la piel.
  • Lo más eficaz es el uso de cremas solares o fotoprotectoras cuando nos vayamos a poner delante de un dispositivo electrónico con luz azul durante horas. Quizás suena extraño porque este tipo de producto solo los usamos en verano, pero en invierno y días nublados también nos ayuda a protegernos, no del sol, pero sí de otro tipo de rayos de luz que son perjudiciales con el tiempo.
  • Evitar en la medida de lo posible el uso de dispositivos móviles o tablets al menos una hora antes de dormir.
  • Acudir a un dermatólogo si ya has empezado a notar síntomas o para examinar el estado de tu piel.

Artículos recomendados