El piercing ideal según tu tipo de cara El piercing ideal según tu tipo de cara

Unsplash

¿Estás pensando en hacerte un piercing? Estas son las mejores zonas según la forma de tu rostro

Tuvieron una época dorada, pero los piercings siguen de moda. Es una tendencia que proyecta tu personalidad, por eso es tan importante escoger dónde te harás el pendiente. Este artículo te ayudará a decidirlo basándose en la forma de tu rostro.

Por Susana Navas  |  13 Enero 2022

Los piercings arrasaron hace dos décadas, a pesar de que muchos veían en ellos una connotación negativa. La universalización del piercing ayudó a romper falsos prejuicios, aunque nunca ha alcanzado el nivel de aceptación del tatuaje en la sociedad. También es verdad que los tatuajes no suelen hacerse en la cara.

Y precisamente sobre el rostro y los piercings vamos a hablar hoy. Porque saber en qué zona hacerte un piercing es más complicado de lo que parece. Por eso, hemos ideado una pequeña dónde hacerse el piercing según las facciones de tu rostro (orejas incluidas, aunque en este caso el criterio no es tan claro).

Entonces, ¿los piercings se siguen llevando?

Lo cierto es que los piercings han tenido sus idas y venidas, épocas como los 90 en los que se convirtieron en tendencia, y una decadencia clara a principios de la década de 2010. Pero a pesar de ello, siempre han estado ahí, aguantando y renovándose.

Las grandes marcas como Gucci o Channel están intentando volver a recuperar esa época de los 90-2000 incluyendo piercings en sus pasarelas.

Hace unos años, cuando se empezaron a poner de moda, los piercings se asociaban a una cultura urbana, quizá algo punk. Una cultura con mucha personalidad a la que se la identificaba muy rápido. Uno de sus indicativos eran los piercings en alguna parte de la cara. Resulta un poco irónico que ahora, con su aparición en las pasarelas, se convierta en un símbolo del lujo. ¿Os imagináis comprar septums de Gucci o un industrial de Channel?

Al margen del eterno debate sobre los límites de la alta moda y de su apropiación cultural para llegar al gran público, lo cierto es que el piercing puede convertirse en un elemento indispensable en el estilo millennial y centennial de las próximas temporadas. Por eso, vamos al lío.

¿Dónde me hago el piercing?

Una vez tomada la decisión de que te perforen con una aguja, lo habitual es escoger las orejas o la nariz, las dos zonas más prolíficas en la actualidad. En otras épocas, el labio o la ceja también tuvieron su público.

Piercings en las orejas

Resulta la apuesta más segura, más popular y por la que opta la mayor parte de la gente. Es una opción que va a quedar bien casi al 100%, porque la oreja es una zona muy neutral. A no ser que no te gusten tus orejas, no te va a quedar mal ningún tipo de piercing ahí.

Por esta misma razón, también es cierto que es menos arriesgado que el resto, y por eso es el que más gente se hace. Si buscas un toque más personal, prueba otra cosa.

No obstante, nos parece la mejor opción, sobre todo si es tu primer piercing. Si te interesan las tendencias, ahora se llevan los piercings alineados por todo el lóbulo de la oreja.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Piercings & Tattoos (@pircinginspiration)

El lóbulo es, sin duda, el lugar más demandado de la oreja para hacerse un pendiente. También se llevan los piercings en el hélix (cartílago superior) o en el tragus (la parte de dentro). Hay otros que también están aumentando su popularidad, como el antihélix en la parte interior del cartílago, el rock o el daith ambos en el cartílago interior de la oreja.

Como última opción, existen las dilataciones, también muy populares hace unos años, pero ahora en clara decadencia.

Piercings en la cara

Vayamos con el rostro. En primer lugar hay que hacer especial mención al piercing de la nariz, el más popular. Aunque por la calle vemos cómo lo lleva todo el mundo, quedan mejor en una cara fina y alargada. De los piercings en la nariz, el que está triunfando en los últimos años es el septum. Se trata de un piercing agradecido, ya que queda bien con cualquier rostro.

Más allá de estas consideraciones, te enseñamos los distintos rostros que hay y qué piercings quedan mejor con ellos.

  • Los rostros ovalados se consideran los rostros perfectos, porque tienen un equilibrio ideal entre su largo y su ancho al ensancharse en la parte de los pómulos. A este tipo de cara le favorecen los piercings de tipo botón.

    Si te haces el piercing de la nariz sería mejor evita el aro porque te quedará mejor el puntito. Si te haces el piercing de la nariz sería mejor evita el aro porque te quedará mejor el puntito., imagen de sustitución
    Si te haces el piercing de la nariz sería mejor evita el aro porque te quedará mejor el puntito. Envato Elements

    El rostro ovalado también es perfecto para los piercings del labio inferior, como los shark o spider bites por ejemplo. La conclusión es que al ser la forma más armoniosa, cualquier pendiente les sienta bien.

  • Para los rostros redondos cuyas dimensiones se traducen en tener aproximadamente la misma medida de pómulos y frente. Esta forma suele asociarse con un aspecto más juvenil. Para los piercings lo mejor es optar por formas largas, que estilizan más la cara.

    En este caso, los aritos son muy buena opción, pendientes largos y colgantes o que se hagan en dirección vertical. Hay que tener cuidado con el septum, pues si te colocas uno muy ancho dará la sensación de una cara más ancha. En ambos lados de la boca y el medusa, en el labio superior, serían opciones inmejorables.

  • El rostro cuadrado es el que tiene las facciones más pronunciadas, más fuertes y rectas. En este caso para contrarrestar ese aspecto y suavizar las facciones lo mejor es optar por formas curvas, cualquier piercing que aporte un toque redondo al rostro. El arito en la nariz o en el labio inferior serían opciones muy válidas. En las cejas también sería una buena apuesta.

    Existe un tipo de piercing de una sola punta en el que te meten el piercing dentro de forma que solo sobresale un puntito de brillo. Se suelen hacer en la parte de las mejillas o en la parte alta del pómulo, zona que favorece mucho a los rostros cuadrados.

Artículos recomendados