Mascarillas faciales artesanales para hombres: cómo hacerlas y para qué sirven

Shutterstock

Mascarillas faciales artesanales para hombres: la útil y barata alternativa para el cuidado del rostro masculino

Las mascarillas faciales son el complemento ideal para cuidar correctamente la piel del rostro de manera rutinaria. Tan solo tienes que saber cuál es la mas adecuada para tu tipo del piel.

Por J.A. Julián  |  30 Abril 2019

No hace mucho te dábamos las claves de cómo cuidar tu rostro para tener una piel tersa, iluminada e hidratada. Una de ellas es, sin duda, las mascarillas faciales masculinas. La piel del hombre también necesita de vez en cuando una exfoliación intensa para que el tónico, serum y crema hidratante hagan su efecto con el mayor resultado óptimo. Con las mascarillas debemos tener cuidado y elegirlas con detenimiento, ya que en función de nuestra piel usaremos una u otra. Si eliges la correcta, junto con una rutina diaria de limpieza, notarás de inmediato los efectos sobre tu rostro.

Como decíamos, utilizar la mascarilla adecuada te ayudará a tratar las necesidades concretas de tu piel. Por supuesto, la puedes comprar ya preparada en gel o crema. Hay botes o paquetes individuales de un solo uso. Inclusive, puedes contar con las nuevas marcas de tela que se pegan a tu rostro, ideales para llevártelas de viaje. Todas las marcas tienen productos interesantes que nos pueden servir para esa rutina facial diaria (humectar, exfoliar, hidratar, tratar el acné y un largo etcétera).

Las mascarillas no deberían ser un lujo para los hombres, sino una necesidad.
Las mascarillas no deberían ser un lujo para los hombres, sino una necesidad. Shutterstock

Sin embargo, si eres un tipo ecológico y no quieres acumular botes en el estante del baño, o si no tienes dinero para , pasarás del tema y no le dedicarás ni un segundo a cuidar tu cara. Grave error, querido amigo, porque resulta que no necesitas ir al Mercadona y dejarte 20 euros en cremas, sino que puedes crearte tus propias mascarillas tú mismo en casa con el mismo resultado. En MENzig.style te enseñamos cómo. Como ves, no tienes excusa. Os dejamos a continuación las más efectivas:

  • Mascarilla de maní: Este es uno de las mejores tratamientos faciales para el rostro masculino. Ayuda a hidratar la piel seca y es muy fácil y sencillo de hacer en casa. El maní es un fruto seco de la familia de los cacahuetes, y lo puedes encontrar en la gran mayoría de establecimientos.

    Para hacer la mascarilla, tan solo necesitamos 100 gramos de maní muy bien triturados. A eso le añadimos una cucharada de aceite de oliva y otra de miel, y mezclamos muy bien todos los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea. Aplicamos sobre el cuello y el rostro durante 15 minutos y la retiramos con agua tibia pasado ese tiempo.

  • Mascarilla de pepino y manzana: Esta mascarilla está pensada para las pieles grasas. Para ello necesitaremos media manzana roja y medio pepino, además de una cucharada de zumo de limón y clara de huevo. Todos los ingredientes, previamente licuados, se dejan reposar en la nevera hasta que la mezcla esté lo suficientemente fría. Sacamos del frigorífico y tal y sin dejar que se caliente la aplicamos sobre nuestra cara y cuello. La dejamos actuar durante 20 minutos y luego la quitaremos con agua tibia.
  • Mascarilla de leche, miel y arcilla: A las pieles mixtas les va de lujo este tipo de mascarilla casera, ideal para quitarle el aspecto graso de la nariz y sien a tu cara.

    Pelo rapado: 7 ventajas de raparse el pelo
    ¿Todavía no te has decidido a raparte el pelo y cambiar de look? Te damos 7 motivos por los que llevar el pelo rapado es la mejor opción.
    Para conseguir esta mascarilla, necesitamos tres cucharadas de leche, las mismas de arcilla y una de miel. Se mezclan bien los ingredientes y se aplica sobre el rostro. La arcilla puede resecar mucho la piel, así que no la dejes actuar más de cuarto de hora. Pasado ese rato, quítatela con agua tibia.

    Durante todo el tiempo que dure el tratamiento te recomendamos no gesticular en exceso y tener un ambiente relajado. Es la excusa perfecta para ponerte una buena música relajante y tirarte al sofá sin pensar en nada durante, al menos, esos 10-15 minutos que señalábamos en el párrafo anterior.

    Relájate durante cuarto de hora, y si puede ser acompañado de un masaje, mejor.
    Relájate durante cuarto de hora, y si puede ser acompañado de un masaje, mejor. Shutterstock

    Al igual que la rutina de limpieza de cara hay que hacerla día y noche, la mascarilla se debe utilizar 3 días por semana. Píllate la rutina del lunes para borrar cualquier signo de fatiga del fin de semana, miércoles como día en medio y viernes para afrontar el finde impecable, por ejemplo.

Una vez te retires la mascarilla, sea cual sea, no olvides darte un ligero masaje con tu crema hidratante habitual. Este pequeño truco ayuda mucho a la salud de tu piel, y se activa la circulación de la sangre dejándola hidratada y rejuvenecida. Utilizaremos solo las yemas de los dedos sin presionar, solo lo justo, para que la circulación sanguínea se active y circule por la cara evitando la retención de líquidos. Has terminado el proceso ligado a la mascarilla. ¿A que te sientes mucho mejor?

Artículos recomendados