Nike vs. StockX: el juicio que podría cambiarlo todo Nike vs. StockX: el juicio que podría cambiarlo todo

Unsplash

Nike vs. StockX: el enfrentamiento que podría cambiar el futuro de las sneakers

La doble demanda de Nike a StockX por los NFT y por la supuesta venta de sneakers falsificadas podría suponer el fin de StockX.

Por Guille Galindo  |  23 Mayo 2022

Fundada en 2015, StockX se ha convertido en el marketplace de moda urbana más importante del mundo. Y gran parte de su éxito se lo debe a los sneakerheads, los integrantes de una cultura casi obsesiva de reventa de zapatillas. A lo largo de los años, hemos visto cómo el fenómeno de la reventa y de las raffles pasaba a ser un pilar fundamental en la industria del calzado, con el beneplácito implícito de las principales marcas que dominan el mercado.

Mientras ellas se beneficiaban de este boom, los retailers, y en especial StockX, multiplicaban cada mes sus ganancias y su impacto en la moda y cultura populares. Ahora, con StockX valorado en casi 4.000 millones de dólares, Nike ya no ve en él un aliado, sino una amenaza, y ha pasado al ataque.

¿Cómo terminará el enfrentamiento entre Nike y StockX? ¿Cómo terminará el enfrentamiento entre Nike y StockX?, imagen de sustitución
¿Cómo terminará el enfrentamiento entre Nike y StockX? Unsplash

El mundo de la reventa de zapatillas tal y como lo conocemos no se entiende sin StockX y su influencia. Pero, ¿tiene la suficiente fuerza como para contener las embestidas de Nike? Preparaos para conocer la historia de un conflicto nunca antes visto en la industria que podría cambiar el futuro de las sneakers y el mercado de la reventa para siempre.

La doble demanda de Nike a StockX que lo dinamitó todo

Aunque mucha gente no lo sepa, la marca de zapatillas más grande del mundo y el gigante de la reventa de sneakers llevan desde febrero de 2022 enfangados en un doble juicio que dilucidará el poder de ambos al final de la confrontación.

Round 1: los NFT

El primer enfrentamiento judicial, y a raíz del cual gira todo, tiene que ver con los NFT, tan defenestrados últimamente. Con Nike y adidas librando una guerra fría en los primeros compases del metaverso, StockX presentó en enero el programa Vault NFT, una colección de NFT inspirada en zapatillas reales que pueden adquirirse en formato físico una vez compres el token y decidas canjearlo. Entre la amplia colección se encuentran, por supuesto, numerosos modelos de Nike.

En Vault NFT podemos encontrar multitud de Nike En Vault NFT podemos encontrar multitud de Nike, imagen de sustitución
En Vault NFT podemos encontrar multitud de Nike StockX

Vault NFT tuvo un gran empuje inicial, como es habitual en el mercado de los tokens. En las primeras semanas se vendieron más de 500 sneakers virtuales solo de Nike, algunas de ellas por más de 8.000 dólares.

La noticia no sentó demasiado bien a Nike, que decidió demandar a StockX alegando daños en la reputación comercial de la marca, al comerciar con NFT inspirados en productos suyos sin su permiso. Según la firma estadounidense, las dudas generadas entre los compradores y los precios inflados de los NFT estaban repercutiendo negativamente en la imagen de marca de Nike.

Según otras fuentes, lo que Nike no quería era que se comieran el pastel sin reservarle un trozo jugoso. En abril, la marca del swoosh lanzó sus primeros NFT oficiales tras adquirir el estudio de arte digital RTFKT. La colección virtual, bajo el nombre de Nike Dunk Genesis Cryptokicks, albergó más de 20.000 tokens diferentes. Algunos se han llegado a vender por más de 130.000 dólares en OpenSea. Ahí la imagen de marca le preocupó menos a Nike.

Round 2: las falsificaciones

La segunda demanda interpuesta por Nike, aunque en realidad tramitada como una ampliación de la primera, se presentó en mayo, enterrando así los rumores de acuerdo económico entre las dos potencias para evitar males mayores.

Parece que Nike tiene otros planes muy diferentes, como golpear donde más duele. La empresa denunció a StockX por vender falsificaciones de zapatillas haciéndolos pasar por modelos originales. En la demanda, Nike asegura haber comprado en la tienda virtual de StockX cuatro pares Nike que resultaron ser falsos, a pesar de venderse como originales y con la famosa etiqueta verde de 'Verified Authentic' de StockX.

Así es el certificado de autenticidad de StockX Así es el certificado de autenticidad de StockX, imagen de sustitución
Así es el certificado de autenticidad de StockX StockX

Entre los cuatro pares se encuentran unas Air Jordan 1 Retro High OG, que casualmente forman parte de la colección NFT Vault de StockX. De esta manera, Nike siembra la duda entre aquellos que compraron el pack NFT + zapatilla física en StockX, porque podrían haber sido estafados. Una jugada maestra.

Ahora bien, ¿cómo sabía Nike que las Air Jordan 1 Retro High OG y los otros tres pares que compró son falsificaciones? En la demanda no aparece nada sobre el proceso de identificación, aunque ya hay quien ha dejado caer que podrían haber sido ellos mismos los que buscaron colar modelos falsos de su propia marca en la plataforma para demostrar que el filtro de autenticidad de StockX hace aguas. Puestos a elucubrar...

Perder la confianza de los consumidores, el talón de Aquiles al que se enfrenta StockX

El de Nike vs. StockX es un caso sin precedentes, y puede marcar el futuro de la relación entre retailer y fabricante. Si bien es cierto que hay cierta obsesión por parte de los fabricantes en detectar falsificaciones (sobre todo en el caso de Nike), es muy raro demandar públicamente al marketplace de turno por ello. Pero, a nivel de guerra empresarial, es una estrategia brillante para acabar con StockX, y os explicamos por qué.

Si StockX es la página de referencia en lo que respecta a la reventa de zapatillas, es sin duda gracias a su lucha contra las falsificaciones. Mientras otros marketplace históricos de compra-venta como eBay, simplemente te advierten de que tengas cuidado de en quién te fías, StockX garantiza al consumidor que el producto que va a comprar es original, mediante un costoso proceso de autenticación del modelo.

Esta política de actuación era hasta ahora el punto fuerte de StockX, pero Nike ha descubierto que también podía ser su talón de Aquiles. Solo había que clavar la punta afilada del swoosh ahí para que la compañía se derrumbe. De momento, ya solo con lanzar esta bomba a la línea de flotación, su popularidad se ha visto alterada. Sin la seguridad de que el producto es original, no hay confianza del consumidor. Sin la confianza del consumidor, no hay StockX.

El contraataque de StockX: la guerra no ha hecho más que empezar

El balón está ahora en el tejado de StockX. Adelantándonos a los acontecimientos, si finalmente se demuestra que las zapatillas que aparecían en la web son falsificaciones, la única baza para intentar librarse de una multa millonaria sería decir que las sneakers falsas eran indistinguibles a un producto oficial, aun siguiendo el proceso de verificación exhaustivo de StockX. Vamos, dejar claro que no fue algo premeditado.

De momento, StockX ha decidido contraatacar, negando la mayor y yendo a por Nike sin miedo a nada. En un duro comunicado, no solo garantizan que su programa de autenticación es impoluto, sino que le lanzan un dardo envenenado a Nike, a quien acusa de iniciar una guerra sucia para intentar ganar el juicio por los NFT. "El desafío de Nike no tiene fundamento y demuestra claramente su falta de comprensión del mercado moderno", suelta StockX al final del comunicado, toda una declaración de intenciones. No se van a achantar.

El enfrentamiento ya es público y notorio, así que solo nos queda esperar a la siguiente batalla y reflexionar sobre qué es lo que nos ha llevado hasta aquí. ¿Nike se vio amenazado por el poder de StockX? ¿Es solo una estrategia para retirar los productos de Nike de la plataforma, como ya hicieron en Estados Unidos con Amazon en 2019? ¿Han visto peligrar su propio negocio de NFT? Demasiadas incógnitas sin resolver para un conflicto que todavía va a dar mucho más de sí.

Artículos recomendados