Cómo cuidar tu pelo: todo lo que debes (y lo que no debes) hacer para tener el pelo sano

Shutterstock

Esto es todo lo que debes (y lo que no debes) hacer para cuidar tu pelo correctamente

El estilo de vida, la forma en la que te lo lavas... Todo cuenta a la hora de cuidar tu pelo como es debido. Sigue nuestros consejos para tener un cabello fuerte y sano, el primer paso para evitar la caída.

Por Guillermo Galindo  |  22 Marzo 2019

Una de las mayores preocupaciones de los hombres es mantener su cabello intacto con el paso de los años, sin caer en las garras de la alopecia. Lamentablemente, no todos lo consiguen (la mayoría no, de hecho), y, aunque en gran medida tiene que ver más con aspectos como la genética, nosotros también tenemos nuestra parte de culpa por no haberlo cuidado como era debido en su momento.

Si estás a tiempo y aún conservas tu larga cabellera, presta atención. Vamos a enseñarte qué tienes que hacer para que, si se te cae el pelo, no te sientas culpable por no haber hecho todo lo que estaba en tu mano. Oye, algo es algo.

Lleva una vida sana y aleja tu pelo de los malos hábitos

Siempre se ha dicho que es casi tan importante para estar fuerte llevar una buena alimentación que machacarte en el gimnasio. En el caso del pelo, sucede un poco lo mismo. Antes de entrar en temas de champús, lavados o secadores, lo primero que debes hacer es, básicamente, ser un tipo saludable. Come sano y de forma variada, con especial atención en las proteínas de la carne, que fortalecerán nuestro cuero cabelludo. Y por supuesto, nada de alcohol en exceso o tabaco, porque nuestro cuerpo se verá perjudicado, incluido el pelo. Vivir en ambientes cargados de humo o polución, como era de esperar, tampoco ayuda.

El tabaco es perjudicial para tu pelo, así como el humo que se genera.
El tabaco es perjudicial para tu pelo, así como el humo que se genera. Shutterstock

Lo que muchos desconocen, sin embargo, es que la exposición directa al sol durante mucho tiempo puede ser tan o más perjudicial que lo comentado anteriormente. Por tanto, si en primavera o verano vas a hacer planes en los que el sol vaya a incidir en tu cabeza, cúbrelo con gorras. Es falso el mito de que las gorras te provoquen la caída del cabello, y desde luego es mejor solución que la de dejar que el sol te dé de lleno en el pelo.

El ritual de la ducha, el elemento clave

¿Cuánto hay que lavarse el pelo a la semana? La gran pregunta no tiene una respuesta fija, porque dependerá del tipo de pelo de cada uno. Lo que sí podemos asegurar es que lavárselo todos los días no es malo, siempre que utilices un champú suave. En este aspecto, los champús naturales con nutrientes suelen ser la mejor opción para un cabello normal. Con estos champús no tendrás necesidad de utilizar acondicionadores o productos similares para dar más brillo a tu cabello, pero si te empeñas en usarlos, que no sea más de dos veces por semana, como mucho.

Volvamos a la ducha. Estos son los pasos que debes seguir en ella:

  • Acondicionador
  • Champú
  • Resto del cuerpo
Usar el champú correcto es tan importante como saber aplicarlo correctamente a tu pelo.
Usar el champú correcto es tan importante como saber aplicarlo correctamente a tu pelo. Shutterstock

A la hora de llegar al paso 2, aplica el champú en la mano, nunca directamente al cuero cabelludo. En ese momento, masajea suavemente la zona durante un tiempo. Activará nuestro riego sanguíneo y mejorará la salud de nuestro pelo. El masaje debe ser con la yema de los dedos, no con las uñas, que si no no valdrá para nada. Ahora que hablamos de las uñas, otra cosa debe quedar clara. Ni se te ocurra rascarte con ellas como si no hubiera un mañana. De lo contrario, podrías dañar tu cabello más de lo que crees.

Vigila lo que haces después de la ducha, el pelo está sensible

Una vez termines el proceso, mójatelo con agua templada o fría (el calor le sienta fatal al pelo), y no hará falta que te lo seques con una toalla después, lo suyo sería dejarlo al aire y que se seque de manera natural. Si vas a quedar, tienes el tiempo justo y no te queda otra que usar el secador para peinártelo como es debido, que sea siempre a una distancia mínima de 30 centímetros y nunca a máxima temperatura. El aire templado o incluso frío es la mejor opción.

El secador, a 30 centímetros y con aire frío. Es una orden.
El secador, a 30 centímetros y con aire frío. Es una orden. Shutterstock

La laca, la gomina, la cera y otros productos similares no son el mejor compañero posible, pero suele ser un mal necesario si no queremos llegar ridículos a nuestra cita. Lo mejor será utilizar la menor cantidad posible para evitar que el pelo esté completamente ahogado, y que el producto no llegue a la raíz y se quede en las puntas.

Siguiendo estos consejos, saldrás del baño con el cabello impecable, sano como un roble. Si le sumas a esto los cuidados de los que hemos hablado al principio, podrás estar en paz contigo mismo. Tú has hecho todo lo posible para que el pelo no te abandone. Pero si las relaciones son complicadas de por sí, esta ya alcanza otro nivel.

Artículos recomendados